No hay nada ya, todo lo que podía decir, ya lo he dicho, y esas palabras no encontraron eco…

No hay pensamientos ya, todos ya los conoces, aunque  finjas que no..

No hay nada ya, el camino sigue y no me puedo detener, aunque  exista fingiendo vivir…

Una parte de mí está inerte, tal vez solamente dormida, esperando ser despertada…

Pero ahora, no hay nada…

Anuncios