Reflejarme en tu mirada,
despertar entre tus brazos,
compartir las mismas risas,
y hasta las mismas lágrimas…

Terminar las frases del otro,
sujetarnos las manos,
hablar con las miradas,
extrañarnos en los suspiros…

que un corazón siga el ritmo del otro,
que los pasos vayan en la misma dirección,
y los sueños se mezclen por las noches,
y la vida diaria sea una sola historia…

Anuncios