Sábado

Empieza a amanecer, el fresco se siente y me refugio en el calor de las sábanas… en precisamente cuando el despertador haciendo su tarea puntualmente suena, con ese sonido nada molesto pero que cumple con el propósito de despertarme, aunque esta vez le he ganado, y mis ojos se abrieron justo dos minutos antes de que sonara, si muevo la cortina puedo sentir como cae el rocío aún, se siente tan agradable el amanecer, me remuevo en mi lugar, sin querer levantarme, queriendo que la sábana sea una atadura que no me deje levantar y el reloj, me mira insistente dejando transcurrir los minutos y pareciera que los deja volar para que yo me de prisa, pero mi cuerpo aun no responde.. han transcurrido 20 minutos desde que abrí los ojos, y me reúso a dejar mi cálida cama, y no se escucha ningún ruido en la casa, todos duermen… me lamento de ser la única que tenga que levantarse, cierro los ojos nuevamente, cinco minutos más… pero el reloj me juega una broma y aunque solo parpadee se han ido 30 minutos!, salgo de la cama en un salto queriendo reclamarle al reloj, pero no tengo tiempo para eso, ahora hay que darse prisa, entro al baño esperando que el agua fría me termine de despertar, pero no, no hay agua fría, está demasiado tibia a pesar de la hora y en lugar de darme prisa ahora no quiero salir de la regadera, 20 minutos después sigo refunfuñando por tener que salir de la casa, y ahora tengo que darme prisa, y a pesar de todo lo que corra llegaré tarde irremediablemente… 😦   Al menos sé que hoy será medio día y podré seguir flojeando por la tarde. 😀

Anuncios